San Pedro, el primer Papa