San Pedro Sanz


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Pedro Sanz, San

Mártir, 26 de mayo

Etimológicamente significa “ roca”. Viene de la lengua hebrea.

Nació en Cataluña en el año 1680 y murió en Fu-tsheu, China, en 1747.

Todo joven que tiene en su corazón ansias de que el mundo de Jesús lo conozca la gente, no tiene miedo a la aventura santa de lanzarse por los mundos más lejanos con tal de que Dios sea conocido por las mayor cantidad posible de personas.

Cuando el vicerrey de China escribió sobre este santo y otros mártires, dijo estas palabras:"¿Qué estamos haciendo con estos hombres?

Sus vidas brillan con esplendor ante nuestra vista y son irreprochables. Incluso en la prisión han convertido a hombres a la fe, una fe que hace que no teman ni la prisión ni la muerte.

Encadenados son felices, que es mucho decir.

Han hecho de los carceleros y de sus familias unos verdaderos discípulos"...

Pedro Sanz se cuenta entre los primeros mártires de China. Era un Dominico de Lérida. Profesó a los 18 años y en seguida pidió irse como voluntario a las misiones. Lo enviaron a Manila.

Tras estudiar lengua durante dos años, se fue a evangelizar la China durante 31 años hasta que lo capturaron.

En 1730 lo hicieron vicario apostólico de Fonkien y más tarde obispo titular de Maurivastro.

Pero en 1746 se declaró una nueva persecución contra los cristianos.

Los jefes chinos los llevaron ante el jefe y fueron sentenciados a muerte en 1746. Los mismos paganos se quedaban admirados ante la presencia electrizante de Pedro.

En su lecho de muerte repetía estas palabras:" Si quieres salvar tu alma, debes obedecer a Dios".