San Sansón


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Sansón, Santo

Monje, 28 de julio

Etimológicamente significa “ sol”. Viene de la lengua hebrea.

Seguir a Cristo con un corazón decidido no es encender unos fuegos artificiales que dan un fulgor y luego se apagan.

La confianza de la fe supone transparencia. ¿Podríamos sumir a alguien en la confusión por una exaltación de nuestra propia fe?

Sansón nació en Deyfed, Francia, hacia el año 490, y murió en Dol en el 565.

Todos consideran a este monje como el sucesor del anciano abad san Itud, muerto en el 515.

Pero el sobrino de Itud ganó la plaza. Era enfermero y se aprovechó de una indisposición de Sansón para prepararle una mala tisana.

El enfermo se tomó el potingue y el enfermero pensó que se iría al otro mundo.

Pronto, sin embargo, se restableció. "Gracias, hermano, decía, que Dios te haya dado el remedio para que me hubieras curado también el alma".

El aspirante a sucesor se convirtió. Fue la primera conversión que hizo Sansón entre otras muchas.

Se marchó a predicar el Evangelio a Irlanda. De allí pasó a Cornualles y a Inglaterra.

Juswall, soberano de este reino, le ayudó a él y a los misioneros con todo su poder.

Por aquel tiempo entró un tipejo especial que le arrebató el reino.

Sansón se fue entonces a París para obtener de Gilberto I que arreglase sus cuentas con el bandido o ladrón.

Sansón terminó su vida apostólica convirtiendo a los Bretones.