San Servando


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Servando y Germán Santos

Biografía, 23 de octubre

 

Etimológicamente significa “ el que guarda y lancero, guerrero”. Vienen de la lengua latina y alemana.

Dice Miqueas: “¿Quién como tú, Señor, que quite la culpa? Te compadecerás una vez más de nosotros y nos perdonarás”.

Se puede decir que hay santos con suerte. En tiempos difíciles logró nada menos que sobrevivir a las persecuciones de los emperadores romanos.

Desde Cádiz hasta Mérida era sumamente conocido juntamente con san Germán.

Mas no todo le iban a ser alegrías y venturas para este santo y su compañero.

Su fama, sus milagros y su santidad llegaron hasta los oídos del lugarteniente de Diocleciano, el más feroz perseguidor de los cristianos.

Iba de camino a Tánger. Mandó, una vez que se enteró de la noticia, que los cogieran prisionero en Mérida.

Y efectivamente, orgulloso de su pesquisa, los ató a su cabalgadura y, pasando tormentos, hambre y sed.

Los había hecho prisioneros a la vuelta de Tánger.

Pero como eran tan valientes, antes incluso de que llegaran a Mérida, ordenó que les cortaran la cabeza cerca de Osuna y Cádiz respectivamente.

Los cristianos, cuando pudieron, con gran veneración, respeto y oración, trasladaron sus cuerpo a Mérida el de Germán y a Sevilla el de san Servando.

Era el año 305.