San Silvino de Auchy


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

San Silvino de Auchy

Sacerdote, 17 de febrero

Etimológicamente significa “selva”. Viene de la lengua latina.

Cristo nos dice: solamente entran en el Reino de Dios los niños y los que se parecen a ellos, es decir, aquellos que tienen un corazón de niño (sean adultos o ancianos) y viven sin maldad, en la confianza del corazón, siendo abiertos y accesibles a todos.

No se sabe exactamente en donde nació. Posiblemente en Francia. Su muerte fue en febrero del año 720.

Era un cortesano de los reyes Childerico y Teodocido III.

Renunció a su vida mundana y se convirtió en un peregrino a Jerusalén y otras ciudades santas.

Fue ordenado de sacerdote en Roma y se dedicó a evangelizar parte de Francia.

Trabajó con fervor y devoción en la predicación de la Palabra de Dios, contando lo esencial del Evangelio, sus verdades y lo necesario para salvarse.

Tuvo también la osadía de anunciar a los paganos a que dejaran sus cultos vacíos y sin sentido.

Los instruía con su ejemplo y sus buenas acciones. Logró, mediante la ayuda de Dios, muchas conversiones al cristianismo.

Después de más de 40 años como misionero en activo, consiguió la liberación de muchos esclavos.

Cansado de tanta vida activa – como un niño mayor – se retiró a una abadía de benedictinos, en la que murió con ansias de seguir haciendo más apostolado.

Se le hace mención en los martirologios romano, belga y Usuard tal día como hoy, el día de sus funerales.

La mayor parte de sus reliquias están en la iglesia de san Bertin, a la que fueron trasladadas por miedo a los invasores Normandos..