San Tiziano


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Tiziano, Santo
Obispo, 2 de marzo

Etimológicamente significa “hijo de Tito”. Viene de la lengua latina.

Lo que distingue a los buscadores de reconciliación es que, en pos de Cristo, no procuran abolir, sino dar cumplimiento, procuran más comprender que exhortar. Permanecen dentro, hasta que lleguen a ser transfiguradas las fragilidades mismas de la Iglesia.

Ante las rivalidades que inmovilizan, nada tan esencial como ponerse en marcha para visitarse unos a otros, escucharse, celebrar juntos el misterio pascual.

No se sabe mucho de la vida de este obispo de Brescia, ciudad de la que han salido muchos a lo largo de la historia de la Iglesia.

Le tocó vivir a finales del siglo V. Intentó – como el Papa san Simplicio, reconstruir todo lo que habían destrozado los Bárbaros.
Su restos mortales fueron sepultados en la iglesia de san Cosme y Damián.

Se sabe que fue él mismo quien la mandó construir. Muy pronto se le hizo al lado mismo de ella, un monasterio.

Más tarde, en 1202, el obispo Berardo Maggi mandó que se destruyera todo para que el Palacio Broletto tuviera más espacio. En la actualidad es lo que ocupa la Plaza del Duomo.

La iglesia y el monasterio fueron reconstruidos en la parte occidental de la ciudad, en la zona de los Campos Bajos donde siguen todavía.
Sus reliquias se quitaron. Y el obispo Paolo Zane, en 1505, mandó construir un arca de mármol en la capilla de la izquierda. En ella están ahora.

Su sarcófago primitivo está hoy en la fuente de la plaza de Tito Speri.