San Valeriano


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Valeriano, San

Mártir, 14 de abril

Etimológicamente significa “fuerte, robusto”. Viene de la lengua latina.

Todos nosotros, jóvenes o mayores, somos parte integrante de esta comunión que es la Iglesia, y no podemos pedirle nada sin realizarlo también en nuestra propia existencia. Animados por un ardiente amor, los cristianos viven su perfecta unión con las directrices del Papa y de los obispos.

Este mártir pertenece al siglo III. Murió tal día como hoy del año 229.

Este joven nació en Roma en el año 177. Su familia era noble patricia. Cuando se lee la historia de santa Cecilia, se ve que este fue el joven que le dieron por esposo.

Ella, sin embargo, le dijo las cosas claras: había hecho voto de virginidad perpetua al Señor y, por esta razón no se podía casar con él.

No obstante, como te acordarás, tuvieron que hacer la boda. Y en la primera noche de la misma, ella le recordó que la respetara y no la tocara porque un ángel del Señor la protegía.

El no se creía esta historia y le pidió una prueba. Entonces pudo ver al lado de Cecilia un ángel con dos coronas. Una de rosas para ella y una de lirios para él.

Valeriano fue bautizado por el Papa Urbano y convirtió a la fe a su hermano Tiburcio.

Los tres fueron sorprendidos mientras daban sepultura a los cristianos.

Valeriano fue arrestado y decapitado. No obstante, antes estuvo en la cárcel en la que logró convertir al cristianismo a Máximo, el guardián de la prisión.

Los tres fueron martirizados el 14 de abril del año 229.

La misma santa Cecilia les dio sepultura en secreto, antes de que hicieran con ella lo mismo. Su tumba en la Via Apia fue muy venerada en el Medioevo.