San Víctor


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Victor, San

Mártir, 21 de julio

Etimológicamente significa “ vencedor”. Viene de la lengua latina.

En este día tiene lugar la celebración de este santo en la Iglesia universal y sobre todo en París. En esta ciudad monumental hay una abadía que ha sido durante siglos uno de los centros monásticos más importantes y universitarios de París.

Se habla de su culto desde muy antiguo, ya que en el año 415 se construyó un monasterio en Marsella en su honor.

Es curioso cómo pervive la fe en los santos aunque pasen siglos y siglos. Su memoria está presente cada día en los muchos cristianos que acuden a ellos para invocarlos, rezarles, darles las gracias por favores recibidos y para el consuelo de sus almas.

¿Quién era Víctor?

Al vivir en el siglo III, ya te puedes hacer una idea de la feroz persecución que desencadenó Diocleciano contra los cristianos. Quiso borrarlos de la faz de su Imperio. No sabía que los destinos humanos mueren pero la fe permanece en los seguidores del Dios verdadero.

Este joven es el más famoso de los cuarenta que llevan este nombre en el martirologio. Pronto se enroló en las filas del ejército imperial. Debido a su inteligencia y a su fina estrategia militar, el mismo emperador lo nombró su consejero.

Como quien va de veraneo, al emperador se le ocurrió trasladarse a Marsella durante algún tiempo para ver de cerca a los soldados y las obras que se hacían en la ciudad portuaria.

Acababa de ajusticiar y mandar al otro mundo a los héroes cristianos, soldados todos, de la llamada Legión Tebana.

A Víctor le rondaba ya por su mente el deseo de imitar a los valientes mártires y compañeros de armas. No se lo pensó dos veces. Se convirtió al cristianismo.

El gobernador Maximiano quiso hacerle recapacitar y que dejara la adoración del Crucificado. Y harto de tantos interrogatorios, Víctor le dijo a la cara al gobernador:

"Vuestros dioses son demonios.¡ Mala peste se lleve la amistad de un hombre si, por guardarla, debo traicionar a Aquel que murió por salvarme y hacerme eternamente feliz". Lo mandó arrastrar por las calles hasta que murió.