El Sancta Sanctorum estaba en tinieblas