Santa Afra de Brescia


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Afra de Brescia, Santa
Mártir, 4 de mayo
 
Etimológicamente significa “africana”. Viene de la lengua latina.
Si el amor que perdona se convierte en un fuego, tu corazón dolorido volvería a vivir. En tus luchas interiores, Dios estaba allí y tú no lo sabías.
Fue una mártir del siglo IV. Es un nombre que deriva del continente africano. Hay dos santas con este nombre. La más célebre vivió en Alemania en el siglo III. Pertenecía a la casa de los Ausburgo de Baviera.
Durante la persecución de Diocleciano recibió la palma del martirio por amor a Cristo.
Según la tradición, Afra no estaba bautizada, sino que era simplemente catecúmena, es decir, una convertida en espera de recibir el santo bautismo..
Antes de su conversión había sido una mujer prostituta. Sin embargo, tras su conversión se obró en ella un cambio radical.
Anhelaba recibir el sacramento del bautismo para hacerse hija de Dios, pero no tuvo tiempo.
Ante los jueces que la acusaban de ser cristiana, ella dijo que lo era y a mucha honra. Entonces la condenaron y la propia sangre de su cuerpo fue para ella la señal clara de que había recibido el bautismo. Sangre por agua.
Ella es patrona de Ausburgo y de Meisen, la ciudad de la porcelana.
En Brescia se le recuerda más todavía. Aquí es venerada desde la más remota antigüedad.
En Gerona, España.
Cerca de Gerona hay un santuario dedicado a su nombre. Según la tradición el obispo de entonces san Narciso y su diácono fueron a Alemania. No sabiendo dónde hospedarse, tuvieron que hacerlo en la casa de esta prostituta. Ella se dio cuenta de que eran cristianos. Hablaron largo tiempo, ella se convirtió juntamente con las demás prostitutas. Murieron todos quemados por orden del gobernador.