Santa Alejandra de Egipto


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Alejandra de Egipto
Ermita, 14 de febrero Etimológicamente significa “vencedora de los hombres”. Viene de la lengua griega.El cristiano necesita sentirse vivo y nunca tibio, ni escéptico, ni aburrido. Debe mantenerse despierto y ardiendo en la caridad de Cristo.
Algo de esto le ocurrió a la joven Alejandra. Hay dos fuentes importantes que hablan de ella. Una es la de Palladio y otra Melania la Joven que, incluso estuvo algunas veces con ella.¿Qué cuentan?En el siglo IV había una costumbre muy extendida entre los cristianos. Consistía en hacer mucha penitencia para tener el cuerpo dominado y el espíritu cada día más unido y en contacto con Dios.Las formas de penitencia se las imponía cada cual. Una de las más comunes era alejarse del mundo, encerrarse en una cueva con un ventanuco para que le entrase la luz y pudieran darle la comida.De esa forma – claro está – morían muy jóvenes.
Hoy nos reímos de estas penitencias. Alejandra, desde adolescente se encerró en una especie de tumba.Ella había prometido a Dios su vida entera: desde su cuerpo virgen hasta su alma que anhelaba la santidad como el mejor de los tesoros.Hay quienes cuentan que un joven la rondaba para casarse con ella. Y, al ver las dificultades, se marchó a la soledad de la ermita.No huyó por miedo. Lo hizo para, de esta forma, salvar su propia vida y el alma de quien quería ser su novio.No perdía el tiempo. Se dedicaba a orar, meditar y leer a los profetas, patriarcas, apóstoles y mártires.Melania la Joven le llevaba la comida. Es ella quien cuenta que murió a los 30 años.¡Felicidades a quien lleve este nombre!