Santa Isabel Ana Bayley


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Isabel Ana Bayley, Santa

Fundadora, 4 de enero

Etimológicamente significa “ Ana = gracia de Dios” e Isabel = la que jura por Dios”. Vienen de la lengua hebrea.

Esta joven nació en Nueva York en 1774 y murió en Baltimore (Maryland) en 1821.

Te diré que ha sido la primera mujer norteamericana que ha subido a los altares. La proclamaron santa en 1975.

Casi al mismo tiempo que Estados Unidos lograba su independencia, ella se convirtió de la confesión protestante episcopaliana a la Iglesia católica.

¡Menuda lucha tuvo que soportar ante tantas críticas que le llovieron por parte de mucha gente que no entendía cómo en una nación de fuerte raíz protestante, ella abandonaba su confesión por otra!

Su padre era médico y de la misma confesión cristiana. Cuando era todavía muy joven, 20 años, se casó con William Seton, un acaudalado comerciante.

Siempre se distinguió en su matrimonio como una esposa ejemplar para el marido y como una madre atenta y educadora para con sus cinco hijos.

A los 29 se quedó viuda. Fue el tiempo en que ya le rondaba por la cabeza su posible marcha al catolicismo. Justo al año, tuvo lugar para ella tan extraordinario acontecimiento.

Llevaba una vida espiritual tan intensa que su unión con Dios y con los demás era completa.

Tanto ardía su corazón en amor que fundó en 1812 una congregación religiosa “Hermanas americanas de la Caridad”, que se iban a dedicar a los hospitales y colegios.

Años más tarde se fusionaron con las Hijas de la Caridad.

¿Cuál fue el lema que la guió durante toda su vida?

Cumplir en todo con la voluntad de Dios, es decir, seguir un camino de confianza, incluso aunque no se comprenda. Cada día Dios nos marca el sendero por donde debemos caminar: el amor. Esta fue el arma secreta para encontrar en su vida la paz del alma y la alegría que mantuvo siempre a pesar de los sufrimientos.

¡Felicidades a quienes lleven este nombre!

“No esperéis mejorar a los débiles perjudicando a los fuertes” ( Coolidge).