Santa Isabel de Francia


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Isabel de Francia, Santa

Hermana de Luis VIII, 22 de febrero

Etimológicamente significa “juramento de Dios”. Viene de a lengua hebrea.

Esta joven fue hermana de Luis VIII y de su esposa, Blanca de Castilla. Nació en 1225 y murió en el 1270.

Desde que era niña disfrutaba con las cosas piadosas. Tenía a los Padres franciscanos como confesores. Rompió su compromiso matrimonial con un conde, pero nunca rechazó al hijo del emperador Federico II de Alemania. La realidad, no obstante, es que eran simples apariencias. El mismo Papa Inocencio IV sabía el secreto de su virginidad.

Fundó monasterios de santa Clara con la ayuda de Luis IX.. El Papa Alejandro IV admitió sus fundaciones y las reglas clarisas para ellas. Ella no vivía en el convento pero llevaba vida monja en el palacio.

Vivió como una santa. Se distinguía por su humildad, su entrega a los pobres, abandonados y por su mortificación.

Tras unos años de vida plenamente feliz en el convento de Longchamp, murió con fama de santidad para todos los que tuvieron el honor de tratarla y de ver cómo se comportaba en sus diferentes aspectos humanos y religiosos.

Dicen que sus funerales fueron muy solemnes. Después de nueve días, su cuerpo fue exhumado sin mostrar signo alguno de muerte.

Ya en su misma tumba se obraron milagros. En 1521 León X permitió a la abadía de Longchamp que celebrara la fiesta con un oficio especial pensado sólo para santa Isabel.

En 1637 tuvo lugar la segunda exhumación de su cuerpo. En 1688 las monjas obtuvieron el permiso para celebrar su fiesta con una octava, cosa que suele ocurrir sólo en contadas ocasiones en la liturgia romana.

Lástima que esta abadía sufriera los desastres de la Revolución. La pusieron en venta, pero nadie la compró. Solución: derribarla, igual que hicieron con Cluny.