Santa Muerte, ignorancia, confusión e idolatría

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

‘Santa Muerte’,ignorancia, confusión e idolatría
Padre José de Jesús Aguilar
La calaverita que salió de un taller
De la misma manera en que se fabrica una calaverita de azúcar para obsequiarla a un amigo el “Día de los fieles difuntos”, o como se fabrica una calavera de papel para que explote como ‘Judas’ el Sábado de Gloria, a Don Fulano se le ocurrió inventar una calaverita con otros elementos: tomó como modelo un esqueleto sin nada de carne, músculos, nervios, corazón y sobre todo sin cerebro. Lo vistió con lo que tenía a mano, una túnica de monje o un manto de la Virgen; le puso en su mano el instrumento que utilizan los campesinos para cortar la hierba y la hizo más decorativo colgándole collares o medallones. Ya terminado el modelo, a Don Fulano se le ocurrió inventar que la curiosa calaverita tenía vida y también inventó que su fabricación tenía poderes. ¡Órale! Y lo más curioso es que muchos ingenuos le creyeron.
La calaverita lo hizo rico
Don Fulano comenzó a hacerse rico fabricando más calaveritas. Con las ventas de la primera se le ocurrió inventar primorosas calaveritas de todos colores, al gusto del cliente, y también inventó que cada una sirve para cosas distintas. El resultado: más ingenuos y más dinero. Y como estamos en México, otros vivales le robaron la idea para hacer su dinerito y en muchos lugares aparecieron “calaveritas patito”, vestidas de novias, reinas, obispas… Y los incautos siguieron comprando. Bastó inventar que la ‘calaverita’ fabricada por Don Fulano hacía milagros para que los incautos, incluyendo a Doña Chole, le pusieran un altar dedicado a la ingenuidad. Ya sólo faltaba inventar algunas oraciones dedicadas a la calaverita, por lo que alguien que apenas sabía de ortografía pronto las imprimió y de todas maneras los ingenuos las compraron. Todo eso nos obliga a hacer una reflexión.
¿Es lo mismo una Muerte Santa que la ‘Santa Muerte’?
No es lo mismo. La Iglesia Católica, desde sus inicios, ha invitado a los fieles a vivir siempre en gracia para que cuando llegue la hora final se tenga una muerte sin pecado, una Muerte Santa. Desafortunadamente, algunas personas se han aprovechado de la semejanza de estas palabras para engañar y decir que la Iglesia siempre ha dado culto a la Santa Muerte. ¡Que no te engañen!
¿Dios creo la muerte?
No. Dios creó el cielo, la tierra y todo lo que existe. Creo a los ángeles buenos y a aquellos que se rebelaron y se convirtieron en demonios, también creó al hombre y a la mujer. Pero hay cosas que Dios no creó y son solamente ausencia o falta de algo. Por ejemplo, Dios no creó la oscuridad porque la oscuridad es falta de luz, Dios no creo la pobreza porque la pobreza es falta de recursos, Dios no creó el silencio porque el silencio es falta de sonido. La muerte no es algo ni alguien creado. Simplemente se llama muerte a no tener vida. Dios creó la vida, pero la vida del hombre es pasajera y limitada. Cuando la vida termina se declara a la persona muerta. Por lo tanto, la muerte no es un ser o personaje existente.
La muerte y el pecado, enemigos del hombre
La muerte, como limitación que pone fin a la vida, entra al mundo por el pecado. El pecado y la muerte destruyen al hombre. Cristo al resucitar vence al pecado y a la muerte. “Por un solo hombre entró el pecado en el mundo y por el pecado la muerte, y así la muerte alcanzó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron” (Romanos 5, 12). “El pecado una vez consumado, engendra la muerte” (Santiago 1, 15). “El salario del pecado es la muerte, pero el don gratuito de Dios, la vida eterna en Cristo Jesús” (Romanos 6, 23).
La muerte, algo malo
Si la muerte fuera algo bueno, Dios no la habría destruido. La muerte ha sido vencida por la victoria de Cristo “¿Dónde esta muerte tu victoria? ¿Dónde está muerte tu aguijón?” (1 Corintios 15, 24). Como la muerte no forma parte del plan de Dios no puede estar en el cielo ni en la vida eterna.
¿Un esqueleto tiene poder?
Ningún esqueleto tiene poder para actuar, pensar y moverse, pues, de lo contrario, todos los cementerios estarían llenos de esqueletos que se saldrían de sus tumbas para hacer sus cosas. Este tipo de cosas sólo las vemos en las películas que utilizan trucos para espantar a las personas. ¿Con qué ojos vería un esqueleto? ¿Con qué músculos se movería? ¿Con cuál cerebro pensaría? Las películas han influido en la mente de muchas personas que ingenuamente creen que la muerte es un personaje.
¿Cómo surgió el culto a la ‘Santa Muerte’?
El culto a la Santa Muerte surgió en los ambientes de la magia, la brujería y el esoterismo, en donde los más ingenuos buscan una respuesta rápida y fácil a sus problemas. Así, la figura del esqueleto vestido se unió a los múltiples amuletos. Quienes fabrican esos ídolos también pintaron el esqueleto de colores: negro, el rojo, el verde, el amarillo o el dorado y le dicen a los incautos que según el color es el poder. ¿Cómo la ves?
¿Dónde se le da el culto a la ‘Santa muerte’?
Generalmente en ambientes donde se cree en la magia y en las fuerzas ocultas. En lugares donde no se acepta el poder de Dios o se rechaza la obra de Jesucristo. Se da en estratos de la sociedad con pocos estudios y con ingresos económicos medios y bajos. No faltan algunos católicos que con poca instrucción y formación dicen seguir a Dios, pero al mismo tiempo adoran cosas contrarias a él.
¿Quiénes le dan culto?
Generalmente personas que quieren las cosas sin esfuerzo, sin responsabilidad y sin respeto a los demás. Por ejemplo, en lugar de atraer a una persona mediante el amor, utilizan una frase que dice: “tráeme a fulanito(a) de tal, quiero verlo humillado ante mí, quítale su voluntad para que no piense sino sólo en mí…”. Los que hacen estas oraciones dicen que son respetuosos de los demás, pero esa oración es un ejemplo de que no respetan a los demás y de que, con tal de obtener lo que quieren, se valen de todo tipo de cosas, contrarias a lo que nos pide la Biblia. Por eso es muy común que entre los principales adoradores de ese ídolo o amuleto estén secuestradores, asesinos, criminales como la has visto en televisión.
Pretexto para hacer el mal
El ídolo o amuleto de la ‘Santa Muerte’ puede ser pretexto para hacer el mal, pues aunque hay algunas personas que lo utilizan como medio para obtener una respuesta mágica a sus necesidades, también hay quienes lo utilizan para justificar su maldad. ¿Cómo puede pedirle un asesino a Dios o a los santos que le ayuden a matar? o ¿Cómo puede pedirle un secuestrador a la Virgen de Guadalupe que le salga bien su movida? o ¿Cómo puede pedirle a Dios una prostituta o un violador que le salga bien lo que hace? Como ese tipo de acciones son contrarias a lo que Cristo predicó y no pueden ser bendecidas por Dios, los criminales buscan un ídolo o amuleto que vaya de acuerdo con el mal que hacen, así veladamente se vuelven seguidores del demonio. Además, como muchos de ellos por sus malas acciones ponen en riesgo su vida, piensan que invocando al ídolo con forma de esqueleto, “la muerte no se los va a llevar”. Pero se ha visto como una persona que tiene el tatuaje de la muerte asesina a otra que también lo tiene. ¿No sería mejor que se retiran del mal para proteger su vida?
¿Qué dice la Biblia sobre la ‘Santa Muerte’?
La Palabra de Dios nos enseña a dar culto al verdadero Dios y rechaza la magia, adivinaciones y supersticiones. San Pablo nos dice en la Primera Carta a los Corintios: “Por eso, queridos hermanos, huyan de la idolatría” (10, 14). Si alguien da culto a la imagen de la Santa Muerte, que es un ídolo o amuleto, se hace idólatra.
¿El hombre que se dice obispo de la ‘Santa Muerte’ forma parte de la Iglesia Católica y es reconocido por el Papa?
De ninguna manera. En México existen muchas asociaciones religiosas que llevan un nombre parecido al de la Iglesia Católica y eso confunde a la gente. El hombre que se presenta como obispo de la iglesia de la ‘Santa Muerte’ representa a un grupo minoritario totalmente distinto a la Iglesia Católica Apostólica y Romana, por lo tanto la iglesia no lo reconoce ni como sacerdote, ni como obispo. Él no tiene ninguna relación con el Papa, ni con los obispos de todo el mundo; no fue nombrado obispo por el Papa. El puede inventar o crear las cosas que a él le parezcan convenientes, pero no son reconocidas por la Iglesia de la que tú formas parte.
¿El culto a la Virgen de Guadalupe y a la ‘Santa Muerte’ pueden estar ligados?
No. Cuando la Virgen de Guadalupe se le apareció a Juan Diego le habló del verdadero Dios por quien se vive y no de la Santa Muerte. Además la Virgen reconoció la autoridad del obispo y por eso mandó a Juan Diego con él. En la iglesia de la Santa Muerte, aunque alguno se llame obispo, no reconoce la autoridad del Papa. En esa iglesia pretenden unir el culto a Cristo y a la Virgen con el de la Santa Muerte. Que no te confundan. Ni Cristo, ni la Virgen María ni ninguno de los santos dio jamás culto a la calaverita llamada ‘Santa Muerte’.
Saca al enemigo de tu vida y deja que dios te llene de bendiciones
Si por ignorancia o equivocación caíste en la trampa de comprar amuletos o imágenes de la llamada “Santa Muerte”. Aléjalos de tu vida deshaciéndote de ellos. Puedes ponerlos a los pies del Cristo de tu parroquia mientras renuevas tu fe y tu renuncia al mal, diciendo: “Renuncio a Satanás, padre y autor del pecado. Renuncio a las seducciones del mal para que el pecado no me esclavice. Renuncio a todos los amuletos y objetos mágicos que desvían mi fe del Todopoderoso.