Santa Nerea de Tolomei


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Nerea de Tolomei, Santa

Monja, 28 de diciembre

Etimológicamente significa “la que me pertenece”. Viene de la lengua vasca.

Dice Pedro: “No devolváis mal por mal, ni insulto por insulto. Al contrario, bendecid, pues habéis sido llamados a heredar una bendición”.

Nerea fue una monja del siglo XIII.

Puede llamársele la hermana de santa Catalina, nacida, sin embargo, un siglo después.

Nerea o Nera pertenecía a una familia importante en la ciudad, ña de los Tolomeos.

Nació en el 1300 y también nació su hermano san Bernardo, fundador de la Orden del Monte de los Olivos.

Fue una mística de altos vuelos.

Tenía cuanto se podía soñar en este mundo, desde placeres hasta el poder que tanto fascina a la gente.

En el silencio de su alma hizo voto de virginidad perpetua.

Los padres, como era natural, querían casarla a toda costa. Ella se fabricó una especie de celda en el palacio en donde residía con vistas a iglesia.

Hablaba con el amigo Jesús y la guardiana pensaba – con toda razón – que era muy distinta a las demás.

Tenía visiones celestiales y sobrenaturales, un don que Dios concede a almas especiales.

Ella aguantaba en su prisión personal toda clase de sufrimientos que no nada en comparación con los bienes dela eternidad, su gran aspiración.

Una vez fueron lo padres a verla. Coincidió que estaba en éxtasis y hablando con Jesús.

Tenía la frente iluminada de gran luz y fulgor.

Y desde entonces, la dejaron libre para hacerse mona terciaria dominica.

“Quien discute con un ebrio, lucha con un ausente” (Siro).