Santa Paola Montaldi


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Paola Montaldi, Santa

Abadesa, 3 de diciembre

Etimológicamente significa “la que descansa”.

Dice Isaías: “Así dice el Señor: “Yo no he dicho a mi pueblo, ¡Búscame en el vacío! Yo soy el Señor, que digo lo que es justo y proclamo lo que es recto”.

Paola fue una monja del siglo XV.

Montanova es un centro agrícola de origen medieval por sus frutos y sus vinos.

La iglesia parroquial contiene los restos de santa Paola, nacida cerca de aquí, en el castillo de los señores del lugar.

El cuerpo dela santa está en la iglesia desde el año 1872.

Antes había estado en el monasterio de Mántua, en el monasterio de santa Lucía.

La santidad ha sabido romper tres barreras fuertes: la del silencio, la de la clausura y la dela modestia.

Tenía 15 años cuando, en un esfuerzo de voluntad increíble, se separó de su familia para vivir en la clausura de un monasterio.

Cosas que, humanamente hablando, nadie se explica. El mundo de Dios va por otros derroteros distintos a los de la comodidad de su familia y al de tener un esposo rico y bien apañado.

Había tres conventos de clarisas en aquella ciudad. El más antiguo lo fundó santa Inés, hermana de Clara.

El segundo era el de santa Lucía, y el tercero estaba recién fundado por san Bernardino de Siena.

Ella, monja clarisa, pasó en el de santa Inés 56 años.

Fue elegida tres veces abadesa.

La humildad y la caridad silenciosa para con todas las hermanas y personas que iban al monasterio, fueron el norte y guía de su vida hasta que murió en el año 1514.

“La verdad es más extraña que la ficción” (Shakespeare).