Santa Ricarda o Riquilda


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Ricarda o Riquilda, Santa

Biografía, 18 de septiembre

 

Etimológicamente significa “ fuerte con la riqueza”. Viene de la lengua alemana.

El ángel se dirigió a las mujeres y le dijo: No temáis, pues sé que buscáis a Jesús, el Crucificado; no está aquí, ha resucitado como había dicho.

Nació y murió en Alsacia, Francia, en el año 900. Era hija de Echanger, conde de esta ciudad.

Se casó con el conde Carlos el Grueso en el año 862. Era biznieto de Carlomagno, y en aquel tiempo, rey de los Francos de Ranania.

En el 881, con el apoyo de Juan VIII, llegó a emperador de Occidente y, al mismo tiempo de Alemania, Francia, dueño de una parte de Italia y protector de Papado.

Abandonó al Papa cuando éste le llamó para que le ayudara. Al no ir, fue masacrado a martillazos en el palacio de san Juan de Letrán.

En el año 887, lo dejó a su esposa porque ya no podía aguantarlo más.

Y así acabó el inmenso imperio carlovingio. Sus siete hijos se repartieron cuanto quedaba.

Su padre murió al año siguiente . Y Ricarda no estaba a su lado en esos momentos cruciales para la vida de una persona.

Como no había seguido la vida Cristo en su estricto cumplimiento, nunca se sintió a feliz a pesar de sus riquezas.

Además, había sido condenado por adulterio en la dieta de Wurtemberg. La emperatriz se defendió de su inocencia.

Se fue a la abadía de Alsacia, Andlau, para pasar allí sus últimos años.

En 1049, el Papa León IX vino a venerar sus restos y los colocó en el altar.