Sanya Plácida de Verona


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Plácida de Verona, Santa

Patrona de Verona, 12 de septiembre

Etimológicamente significa “de carácter suave”. Viene de la lengua latina.

Pedro escribe:” Poned toda vuestra esperanza en la gracia que se os procurará mediante la Revelación de Jesucristo.”

Plácida fue una virgen del siglo VI.

Posiblemente, esta joven habría meditado muchas veces las palabras de san Pedro mientras emprendía su camino hacia la santidad, su gran esperanza y anhelo.

Se sabe que existe una media docena de santos y santas que llevan este bello nombre.

El más célebre es el discípulo de san Benito y san Mauro. En femenina tan sólo se puede encontrar en el calendario la de hoy.

Su historia y su figura apenas están definidas.

Vivió en la primera mitad del siglo VI en la linda ciudad de Verona, en la que no solamente hay que admirar el anfiteatro o el monumento a Julieta sino otro montón de cosas referentes a vidas de santos y santas.

Pero incluso en esta ciudad su recuerdo se pierde ya en el tiempo.

El recuerdo de lo que ella fue, solamente tiene como fundamento la inscripción sepulcral que dice: "Aquí reposa Plácida, chica de una familia noble que vivió 18 años y once meses, y aquí fue sepultada".

En esto se basa toda la historia de esta joven.

El pueblo de Verona, sin embargo, la ha honrado y venerado como a una santa desde siempre.

Hay leyendas que dicen que era de familia imperial, hija de Valentiniano III.

Es una de las patronas de Verona. Dicen que incluso hizo milagros como curar a una sordomuda de nacimiento.