Seminaristas gays

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Seminaristas gays

Algunos medios desafectos a lo eclesial pusieron el grito en el cielo, al hacerse públicos algunos casos de curas pedófilos en Boston y en algunas parroquias de EE.UU.

Arremetieron inmisericordes contra la Iglesia y los obispos por permitir tales abusos. Fue el gran Papa Juan Pablo II, el que llamó a Roma a los jerarcas salpicados por este afaire, quien con toda su autoridad

zanjó la cuestión: "tolerancia cero". Ha sido ahora el Vaticano, que ha secundado el mandato papal, con un documento bien pensado, en el que se han dado normas para orientar a los candidatos homosexuales seminaristas, a otro género de vida distinto,

del sacerdocio. Todo para evitar, en lo posible, la repetición de futuros escándalos amplificados por los medios y que tantos sufrimientos acarrearon a la Iglesia. El documento, que se filtró la semana pasada, reitera el respeto de la Iglesia a los homosexuales y que no deben ser discriminados, pero les descarta como candidatos al sacerdocio, que "no es un derecho". No deja de ser curioso y llamativo que los mismos que rasgaron sus vestiduras

culpabilizando a la jerarquía católica por amparar a los curas gays, ahora descalifiquen a la misma Jerarquía cuando trata de poner remedio, atajando el mal de raíz.