Señor, yo no soy digno

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF
Señor, yo no soy digno
de que entres en mi casa.
Di tan sólo una palabra
y así mi alma se salvará.
Di tan sólo una palabra
y así mi alma se salvará.