Sermón en el funeral de Juan Pablo II.