Siempre has sido tú

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Siempre has sido tú
 

Jesús, me abriste tu puerta
para que entrara contigo
y en tu casa, deje de ser peregrino.

Jesús, en el amor he llegado a conocerte,
en tu misericordia a comprenderte
y en mi cruz, a quererte.

Siempre has sido Tú
quien habló primero,
compañero de tantos caminos
tus manos siempre se ofrecieron.

Siempre has sido Tú
quien amó primero,
quien cargó con mi cruz para ver
que no cayera al suelo.

Jesús, eres hermano en mi hermano
eres la fuente.
En el monte, eres quien lleva hacia el padre, eres quien vive en el hombre.
Jesús, que nuestro santuario
sea fuente de agua viva
vínculos de amor,
que limpien heridas.

Siempre has sido Tú ...

Jesús, que tus manos
bendigan esta tierra
y las nuestras
no fallen en la siembra.

Siempre has sido Tú ...

Jesús, tenemos sed de ti.
Jesús, enséñanos la vida,
vida en plenitud,
Jesús

Porque siempre has sido Tú ...

¡ Jesús !