Sobre las relaciones prematrimoniales

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Sobre las relaciones prematrimoniales

Publicado en Alba nº 23

Ante una consulta sobre las relaciones prematrimoniales de una amiga

Efectivamente, estas cosas están sucediendo con frecuencia. Quizá no con tanta como dicen los medios de comunicación, pero sí con alguna.

Me comentaba un amigo mío, profesor de Literatura de un instituto, que explicando lo que era el amor, se le echó a llorar una alumna suya que estaba en primera fila de la clase, y ante la pregunta de qué es lo que le pasaba, le respondió que ella ya no podía tener un amor así.

Hay mucha gente que está confundiendo, sistemáticamente, lo normal y lo frecuente. Lo normal se atiene a una norma. Lo frecuente se da mucho. Si estamos en un grupo de personas, nos tomamos la temperatura y todos tenemos 38°, eso, en ese grupo, será frecuente, pero no será normal. Lo normal es 36,5°.

Actualmente se están considerando normales cosas que aun ocurriendo con frecuencia, no son normales. Una de ellas es referente a las relaciones sexuales previas al matrimonio. Está rompiendo muchas ilusiones como la de la alumna de mi amigo, y está llevando a la infelicidad a muchas personas. Una infelicidad que sería evitable.

Hay gente que tiene relaciones antes de casarse, porque según dice, lo hace todo el mundo. Lo cual, además de no ser verdad, no es razón. La presión ambiental muchas veces es fuerte. Para ello hay que saber decir que no. Un no decidido, con fuerza, de forma que estemos tan convencidos de nuestra postura, que no lo intenten otra vez.

Hay que darse cuenta de que estamos educados para decir que sí; decir que no en muchos casos es defraudar a alguien, por eso nos cuesta. Por lo cual, la educación que hemos recibido no ayuda, y debemos estar prevenidos.

Las personas que se arriesgan a gran des fracasos tienen muchas posibilidades de encontrar grandes fracasos, no nos olvidemos. Y tener relaciones sexuales antes del casarse es arriesgarse a ello.

En otra ocasión, me decía una chica que si no mantenía relaciones con su novio, se le iba a aburrir. ¡Que se aburra! Si te casas con él, es con la intención de que sea para toda la vida; pues si se te aburre en los años de noviazgo, es que no era el que estabas buscando.

\"Es que ya llevamos mucho tiempo, nos queremos mucho y es como si estuviéramos casados\". De eso nada, no te engañes.

Como usted me dice, es muy probable que ese noviazgo esté focalizado en la sexualidad. Y estén esperando los fines de semana para tener relaciones. El fin de semana que no pueden, o que la mujer tiene la regla, o cosas por el estilo, el chico, probablemente se enfadará. ¿Por qué? Porque, en el fondo sólo se está buscando a sí mismo; nada más. Un noviazgo así hace que mucha gente llegue al matrimonio aburrida y sin conocerse. Luego se da cuenta uno después y ya es tarde. El centrarse en el sexo incapacita para amar.

Lo que de verdad quiere una persona es que se le diga que se le quiere mucho y que, como se le quiere tanto, \"estoy dispuesto a esperar a que nos casemos, para darte todo lo que soy, y que tú me des todo lo que eres. Yeso lo hago porque te quiero”. Eso es tan bonito y que parece de película, está ocurriendo con frecuencia en nuestra sociedad. No nos engañemos. Lo que pasa es que esas personas no salen en la televisión ni en las revistas.

Por lo tanto, yo le aconsejaría a su amiga que le dijera a su novio que, a partir de ahora, van a quitar el sexo de su noviazgo, y nos vamos a dedicar a conocemos y a preparamos para tener un buen matrimonio.

Si el novio no acepta la propuesta, ¿qué mayor demostración quiere para saber que su novio no la quiere, y que está con ella por el sexo? Cuando se quiere, se está dispuesto a sufrir por la persona amada.

Todo amor tiene que ser probado, y ésa seria la prueba en el caso de su amiga.

Que si no es querida, rompa. Lo único seguro de un noviazgo es que se puede romper. Mejor cortar antes que ser infeliz toda la vida. Seamos listos.