En la sociedad Dios ha dispuesto la división de los oficios