La sociedad de Jesús era una sociedad de creyentes