Somos el resultado de todo lo que nos ha pasado