Suplantar a Dios

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Suplantar a Dios

 

Estamos palpando las consecuencias de dar la espalda a Dios en los diversos aspectos de la vida personal ,familiar y social . El hombre, engreído por sus conocimientos de todo tipo, especialmente, técnicos y científicos, ha dado de lado a Dios. El mismo se ha erigido en dios y trata de imponer su ley.

 

Vemos que todo se tambalea y carece de consistencia. El odio desplaza al amor, la muerte a la vida, el egoísmo a la solidaridad, el caos al orden y la anarquía a la ley... Cada día los diversos medios se encargan de servirnos espeluznantes noticias -dentro y fuera de España - que de momento nos impactan, pero que pronto olvidamos. Mal camino llevamos si no rectificamos todos y pronto . No se trata de buscar culpables .En cierto modo, todos lo somos . Dentro de nuestro propio corazón damos culto a muchos ídolos que han desplazado "al único Dios vivo y verdadero". A pesar de ser todo lo anterior una obviedad, pocos son los que tratan en serio de volvernos a Dios : CONVERTIRNOS. Es más cómodo y fácil DISCULPARNOS y dejar las cosas correr o como están . Mientras no sea Dios el centro de la vida del hombre y de todos los hombres, mal arreglo tendrán todos los problemas humanos.