Los teléfonos móviles, los niños y la gente que habla dentro de la Iglesia