Tened encendidas las lamparas y cenidas las cinturas