Tener opositores no significa que hagamos las cosas mal