Tiger Woods y el efecto “Masking Tape”

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Tiger Woods se disculpa por sus infidelidades y da a conocer que participa en una terapia para rehabilitarse de su “adicción sexual”. ¿Afectaron su vida las relaciones sexuales fuera de su matrimonio? 

Todo trae sus consecuencias, una relación sexual impacta siempre de alguna forma a la persona: si es producto del amor, dentro del matrimonio, la une. Si es producto de la violencia, envilece a quien lo protagoniza y daña severamente a quien la padece. Si es con la única intención del placer, fuera de orden y respeto, debilita al ser humano. Cuando el acto sexual se da en el matrimonio, une a la pareja y la engrandece dándole la oportunidad de ser co-creadores con Dios de una vida nueva.

Escuche una lección muy simple y curiosa acerca de lo que puede significar una relación sexual en una persona. El efecto del “Masking Tape”.

Primer paso: Elegir una pareja y colocarle un pedazo de cinta adhesiva “Masking Tape”.

¿Qué sucede? El masking tape se adhiere a tu piel. Aparentemente no sucede nada.

Segundo paso: Se decide quitar el masking tape.

¿Qué sucede? El pegamento se queda adherido a la piel y al quitarlo duele porque se estiran los bellos del brazo y se queda una marca.

Tercer paso: Se elige a una nueva pareja para colocarle el masking tape.

¿Qué sucede? Pega, pero no con la misma intensidad. Tiende a despegarse con más facilidad. El masking tape conserva los bellos del brazo anterior.

Cuarto paso: Se despega.

¿Qué sucede? Ya no duele tanto porque se desprende con más facilidad. Quedan bellos del brazo de esta persona pero son menos que del brazo anterior porque ya no tenían el mismo pegamento.

Ahora bien, las relaciones sexuales tienen el fin de unir a las personas. Esta unión se da en todas las facetas de la persona. En el aspecto biológico, el hombre y la mujer embonan perfectamente para unir sus cuerpos en una sola carne. En el aspecto afectivo, hombre y mujer entregan a la persona amada todo su ser. Es el regalo más profundo de un ser humano a otro. Se da el corazón, se da el sentimiento, lo más profundo del ser. Además en el aspecto espiritual, el hombre al entregarse a una mujer entrega su misma vida para juntos trascender transmitiendo una nueva.

Es importantísimo valorar el acto sexual. La relación sexual fuera del matrimonio puede dejar huellas: a nivel biológico enfermedades, manías, desencantos, fantasías, desunión… Dentro del matrimonio, a nivel afectivo, la relación sexual puede dejar más amor. Cuando se unen dentro del matrimonio, el amor crece, la relación madura. Cuando se da fuera del matrimonio, siembra dudas (“¿podrá ser fiel a mí quien hoy no ha tenido la fuerza para decir “no”, ahora “no”?”).

Elegir a la persona adecuada es el primer paso. No le vas a regalar a la primera persona que pase, toda tu confianza, todo tu ser, todo tu amor. Hay que analizarlo bien y ver quién es el candidato ideal para recibir el don de tu persona. ¿En qué fijarse?

a. Cualidades físicas: Debe existir un atractivo físico. No se trata de buscar a Miss Universo o Mister mundo, pero sí debe de atraerte su persona.

b. Cualidades morales: Observa qué valores tiene, es ordenado (a), prudente, inteligente, accesible, equilibrado (a), generoso (a), recto, etc.

c. Cualidades espirituales: Sé sabe criatura de Dios y busca amarlo siguiendo los mandamientos de la ley de Dios. ¿Asiste a misa? ¿Trata de vivir la vida de cara a la eternidad o vive la vida para gozarla como si no existiera un más allá, un Cielo?

El acto sexual une profundamente a las personas. El ejemplo del “masking tape” es muy poco simbólico al efecto real que produce en las personas al unir sus cuerpos, corazones y espíritus. O a la deformación real que produce en las personas, que los lleva a practicar su sexualidad a nivel “animal” sin disfrutar la riqueza de la entrega en el amor.