Un corazón desbordado: el bebé Down de Sarah Palin

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

La ex-candidata a vicepresidente de Estados Unidos y gobernadora de Alaska, Sarah Palin, tiene cinco hijos, el ultimo de los cuales, de un año de edad, padece el síndrome Down. En una conferencia que dictó el pasado 16 de abril en Indiana, ante una organización pro-vida, hizo declaraciones muy interesantes al respecto. Melinda Henneberger, analista política reporta el hecho en AOL.
 
La gobernadora supo, tras análisis médicos, que el bebé que esperaba padecería el síndrome Down. ¿Cuál fue su reacción? Una idea fugaz le pasó por la mente, estando de viaje: abortarlo. Se encontraba en una ciudad en donde nadie sabía quién era, y por tanto podría haber llevado a cabo el aborto sin que sólo ella se enterara. Pero no, no pudo aceptar esa idea y decidió tener a su hijo Down.
 
Al enterarse del diagnóstico en su semana 13, dijo que la noticia la chocó, le movió su mundo y se preguntó si podría andar ese camino. Además de ello, pensó que estaba ya vieja (44 años) y se veía con tiempos difíciles otra vez cambiando pañales y otros detalles así.
 
En lo que llamó “mis momentos de duda”, se preguntó si amaría a su hijo. “Créanlo o no, dijo, ni siquiera sabía cómo sería y se sentiría un bebé con síndrome Down”. Como cristiana, pidió que su corazón se llenara con sentimientos hacia su hijo por nacer.
 
Esa oración fue respondida el minuto en que nació. “Mi corazón se desbordó, sentí un amor que nunca había sentido antes. Me trajo una felicidad sorprendente, asombrosa; él es la mejor cosa que me ha pasado jamás”.
 
Como otras madres con hijos minusválidos, Sarah, y toda su familia, aman al bebé, llamado Trig. Este es un ejemplo que deben conocer otras madres que de pronto se enteran que su hijo por nacer tiene limitaciones o malformaciones, y a quienes les es recomendado abortar, para que ese hijo no nazca así.
 
Sarah Palin tiene en la mira su posible candidatura presidencial en 2012, y es por tanto objeto de seguimiento de lo que hace en el medio político. Una admiradora, dijo en la cena de gala donde habló, que Sarah era un ejemplo de que se puede ser pro-vida y exitoso. Ella es una heroína en el movimiento pro-vida, por supuesto, narra Henneberger, y sus ”fans” dicen que la admiran más aún tras escuchar su historia. “Eso la hace aún más real”, dijo una mujer en el evento.
 
¿Aprenderán la lección otras mujeres en el caso, y quienes les aconsejan abortar? Solamente será si difundimos este suceso. Cuando ella supo del diagnóstico, declaró en su conferencia, “pasamos por algunas cosas hace un año que me ayudaron a entender la tentación de una mujer o una chica para deshacerse del ello” (embarazo). Pero escogió la vida y ahora, un año después, disfrutan en familia a Trig, su bebé.