Ven, Espíritu Creador

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Ven, Espíritu Creador. 

Un himno que la Iglesia canta con frecuencia: en el rezo de vísperas, en la fiesta de Pentecostés, en la dedicación de una iglesia, en la Confirmación, en la Ordenación Sacerdotal y cada vez que se quiere invocar al Espíritu Santo con solemnidad. Se atribuye a Rabanus Maurus (776-856). 

Veni, Creator Spiritus,                        Ven, Espíritu Creador,

mentes tuorum visita,                          visita las almas de tus fieles,

imple superna gratia                           llena de gracia celestial

quae tu creasti pectora.                      los pechos que tu creaste.

 

Qui diceris Paraclitus,                       Te llaman Paráclito,

altissimi donum Dei,                          don de Dios altísimo,

fons vivus, ignis,                               caritas, fuente viva, fuego, amor

et spiritalis unctio.                            y unción espiritual.

 

Tu, septiformis munere,                     Tú, don septenario,

digitus paternae dexterae,                  dedo de la diestra del Padre,

Tu rite promissum Patris,                   por El prometido a los hombres

sermone ditans guttura.                      con palabras solemnes.

 

Accende lumen sensibus:                    Enciende luz a los sentidos,

infunde amorem cordibus:                   infunde amor en los corazones,

infirma nostri corporis                        y las debilidades de nuestro cuerpo

virtute firmans perpeti.                       conviértelas en firme fortaleza.

 

Hostem repellas longius,                     Repele largo al enemigo

pacemque dones protinus:                  y danos incesantemente la paz,

ductore sic te praevio                         para que con tu guía

vitemus omne noxium.                        evitemos todo mal.

 

Per te sciamus da Patrem,                  Danos a conocer al Padre, 

noscamus atque Filium;                      danos a conocer al Hijo

Te utrisque Spiritum                           y a Ti, Espíritu de ambos,

credamus omni tempore.                    creamos todo el tiempo.

 

Deo Patri sit gloria,                           Que la gloria sea para Dios Padre,

et Filio, qui a mortuis                         y para el Hijo, de entre los muertos

surrexit, ac Paraclito,                        resucitado, y para el Paráclito,

in saeculorum saecula.                       por los siglos de los siglos.

Amen.                                              Amén.