La Virgen fue libre y pudo haber rechazado las gracias