La Virgen María, el amor de una madre