La voluntad de Dios fue que se rompiera el cristal del coche