La voluntad del Señor es eternamente estable