Volvernos a Dios

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Volvernos a Dios

Es fácil constatar que los hombres hemos tocado fondo y casi hasta techo, en la subversión de valores religiosos, espirituales y trascendentes. La humanidad camina, en su mayoría, de espaldas al único y verdadero Dios, revelado por Jesucristo, su Hijo. Las personas rinden culto a los ídolos –“hechura de sus manos y que no pueden salvar”.Entre éstos: el poder, el dinero, el placer, el materialismo, el progreso, la ciencia, haciendo de ellos su Absoluto. Dios N. Señor, ha quedado desplazado y arrinconado. No se le necesita y hasta parece un estorbo para el desarrollo global e integral .Los atentado terroristas del 11 S, del 11 M, del 11 J, entre otros, han venido a demostrar la vulnerabilidad y fracaso de los esfuerzos del hombre-sin Dios. Vamos muy mal por estos derroteros .Si no damos un viraje de 180º, no cabe augurar un aceptable futuro. La violencia desatada, el terrorismo, la guerra, el desprecio a la vida humana, la degradación de la naturaleza, las hambrunas, el sida, las pandemias, las emigraciones etc..,serán el alto precio que pagaremos por el mal uso de nuestro libre albedrío y de nuestro irracional egoísmo.

No hay otra salida, que la vuelta a Dios, personal y colectivamente y el respeto de su Santa Ley. Los cristianos tenemos en este campo la máxima responsabilidad.