Yo iré Señor donde tú digas

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Yo iré Señor donde tú digas

 

Yo iré Señor donde tú digas.

haya reposo o haya fatigas;

haya abundancia o haya escasees,

haya tinieblas, luz y alegría,

donde sea útil la vida mía la llevaré.

Yo iré Señor por los caminos

no importa cundan cardos y espinos;

no importa cierne la oscuridad,

ya brille el sol o a chorros llueva

yo iré diciendo tus buenas buenas de libertad.

Yo iré diciendo por el sendero,

tu sacrificio en el madero,

tu sufrimiento, tu expiación.

Le diré al mundo que tú le amaste

que por salvarle te desgarraste el corazón.

Yo iré, donde tu querrás

A pescar hombres o a domar fieras

Donde tú anheles allí estaré

sea en el valle o en el profundo abismo

Yo iré gozoso con optimismo te seguiré.

Pero te pido que tú me guardes

que en mis afanes nunca me olvides

que a cada instante me de más fe.

Si tu me miras el mundo es mío

no tendré dudas ni desvarío y triunfaré.

Dame consuelo para el sufrido

sedante trato para el herido

y miel rosada a la niñez

que cuando mire seas tú quien mire

y cuando actúe, tú quien me inspire

hacer el bien.

Guárdame siempre contra la carne

no tenga luego que avergonzarme

ni deshonrarte mi buen Jesús.

Que en otra parte no me embarace

Que en tí yo viva y siempre abrace

tu dulce cruz.

Hazme soldado apasionado.

De tu ideario enamorado

Que siempre tenga algo que hacer

Mira que el diablo se mete en todo

cierras los pechos a piedra y lodo dame poder.

Mi vida toda yo te la ofrezco

tu apostolado no lo merezco

Si me llamaste, estoy aquí

yo iré Señor donde tú digas

Haya abundancia o haya fatigas

Dispón de mí, y aquí me tienes

tu voz espero.

Hazme sencillo y humilde obrero

que va a los campos solo a sembrar

En mis alforjas yo nada llevo

Si algo tengo a tí lo doy.