Zamba Del Perdón

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Zamba Del Perdón

Perdón por aquel mendigo

por aquella lágrima que hice brillar

perdón por aquellos ojos

que al buscar los míos no quise mirar.

Señor, no le di mi mano

se encontraba solo y lo deje partir

perdón, por no dar cariño

por sólo buscarlo y tan lejos de ti.

Señor, ¿por qué soy así?

Estoy como ciego y no sé comprender.

Señor, tú eres mi esperanza:

dame tu mirada que te sepa ver.

Señor, no soy siempre alegre,

no doy luz a otros que están junto a mí; perdón por esa tristeza, por sentirme solo, cuando estás ahí.

Perdón por otros hermanos

a quienes no importa tu padecer;

estás cerca del que sufre, pasan a tu lado, pero no te ven