¿Qué debemos pensar de las revelaciones privadas o escritos de visionarias como María Valtorta o Ana Catalina Emerich?