¿Puede un seminarista pertenecer a un movimiento?